Legalidad del uso del patinete eléctrico

Portada » Blog » abogado multas trafico » Legalidad del uso del patinete eléctrico

Legalidad del uso del patinete eléctrico
4 and 5

Nuestros compañeros de CUBE La Rioja nos acercan a la actualidad de un interesante tema, la legalidad del uso del patinete eléctrico. Esperamos que os guste.

Auge del uso del patinete eléctrico

El creciente uso del patinete eléctrico ha impulsado a la Administración Central a regular la circulación de estos aparatos. Mientras la norma estatal sea aprobada, los patinetes eléctricos siguen circulando por las aceras de las calles de nuestras ciudades, e incluso en ocasiones por la calzada, sin que el propio usuario del patinete, los conductores o los peatones, tengan muy claro a qué colectivo pertenecen y cuáles son las reglas que tiene que observar en su circulación.

En el Fundamento de Derecho Segundo de la Sentencia dictada por la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Álava, de fecha 18.09.2017, se establece en relación con un accidente de tráfico en el que se vio implicado un patín eléctrico que colisionó contra un vehículo mientras circulaba por un paso de peatones que, a falta de regulación municipal específica, las normas de tráfico consideran al usuario del patín eléctrico como un peatón, cuando circula por zonas reservadas a los peatones

Legalidad del uso del patinete eléctrico

“El patinete eléctrico se considera un vehículo de movilidad personal para los peatones, capaz de asistir al ser humano en sus desplazamientos, al que puede incorporarse un motor. La instrucción 16/V-124 regula el tráfico de éstos aparatos a los que califica como “vehículos”. El artículo segundo de esta instrucción determina que podrán ubicarse físicamente en el ámbito de la calzada, siempre que se trate de vías expresamente autorizadas por la autoridad local. “La autoridad municipal, no obstante, podrá autorizar su circulación por aceras, zonas peatonales, parques o habilitar carriles especiales con las prohibiciones y limitaciones que considere necesarias (relativas a masa, velocidad y servicio la que se destinan) para garantizar la seguridad de los usuarios de la vía. Cuando queden asimilados a ciclos y bicicletas, les será aplicable lo dispuesto para estos en la legislación de tráfico, seguridad vial y circulación de vehículos a motor.” Y añade el mismo artículo que su uso debe realizarse atendiendo a las normas del ordenamiento jurídico vial.

La instrucción delega en los Ayuntamientos la aprobación de la normativa para el uso y circulación de los monopatines eléctricos con motor, pudiendo la autoridad local habilitar la calzada para la circulación de estos aparatos.

El caso Vitoria-Gasteiz

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz no ha elaborado ordenanza alguna en desarrollo de la instrucción mencionada que regule la circulación con monopatines u otros vehículos de movilidad personal.

El artículo 121.4 RD 1428/2003 sobre Circulación de vehículos de motor indica “Los que utilicen monopatines, patines o aparatos similares no podrán circular por la calzada, salvo que se trate de zonas, vías o partes de éstas que les estén especialmente destinadas, y sólo podrán circular a paso de persona por las aceras o por las calles residenciales debidamente señalizadas con la señal regulada en el artículo 159, sin que en ningún caso se permita que sean arrastrados por otros vehículos.”

En relación a esta cuestión decíamos en la sentencia de 17 de febrero de 2.012 que aunque el artículo 3 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y seguridad vial considera vehículos a las bicicletas, éstas circulan por las zonas peatonales de las ciudades aunque en dichas zonas no existan carriles especiales para la circulación de las bicicletas.

“Pero, aun admitiendo que los ciclistas no estarían en principio obligados a circular por las zonas peatonales de las ciudades con la bicicleta en la mano, sí les es exigible que atemperen la conducción de la bicicleta por dichas zonas como si de peatones se tratara y, en especial, que atemperen la velocidad de la conducción “a paso de persona”, dice el art. 121.4 del Reglamento General de la Circulación. Es decir, aunque la bicicleta se considere un vehículo, cuando no circula por la calzada sino que lo hace por una zona peatonal, el ciclista no puede conducirla como si lo hiciera por la calzada y, en especial, no puede circular por una zona peatonal a la misma velocidad en que lo haría si circulara por la calzada.

Falta de ordenanzas específicas

Por lo mismo, cuando un ciclista se dispone a cruzar un paso de peatones, sometiéndose así al régimen del peatón, debe hacerlo igual que un peatón y, cuando menos, a la misma velocidad que lo haría un peatón.” A falta de una ordenanza municipal especial esta es la normativa a tener en cuenta, y de la interpretación de la misma deducimos que, el patinete eléctrico al que va incorporado un motor, está homologado para usar la vía pública, debiendo tener en cuenta que, cuando circula por una zona peatonal debe adecuarse a la velocidad del peatón, y lo mismo cuando cruza un paso de peatones.

Así que, mientras llegue la norma estatal que regule específicamente la situación del patinete en nuestras calles, siguiendo el criterio de la Sentencia ahora citada, el usuario del patinete debería adoptar su circulación a la del peatón, a menos que una norma municipal indique otra cosa.


Si tiene cualquier inquietud relacionada con el uso del patinete eléctrico, no dude en contactarnos a través del teléfono📞605 059 619 o vía mail en 📩info@accidentedetrafico.abogado Le atendemos en todas las provincias españolas.

Además, puede hablar con nosotros de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros