Accidente en una rotonda o glorieta: ¿de quién es la culpa?

Accidente en una rotonda o glorieta: ¿de quién es la culpa?
1 and 5

Uno de los accidentes de tráfico que provocan más conflictos entre los conductores es el que ocurre con motivo de la existencia de rotondas. Nos consta que existen muchas dudas acerca de aspectos sobre las rotondas tales como la circulación por las rotondas, qué carril usar y quién tiene la preferencia a la hora de entrar o salir de las mismas.

Es por ello que el equipo CUBE Accidentes Madrid va a dedicar la presente entrada a señalar las normas para determinar la culpa en los siniestros producidos en rotondas.

  • ¿Cómo se determina la culpabilidad en las rotondas?

Ello depende de las maniobras de cada uno de los implicados. Es absolutamente imprescindible saber las maniobras y los daños realizados por cada uno de los conductores, así como saber si los daños ocurren cuando se estaba incorporando o cuando conducía dentro de la rotonda. CUBE recomienda el llamar a los agentes de la autoridad de forma inmediata de cara a dejar constancia de todas las maniobras que la parte culpable hubiera realizado así como de los daños que en el vehículo se hubieran sufrido.

  • ¿De quién es la culpa en un siniestro sufrido en la incorporación a una rotonda?

Respecto del acceso a las rotondas, el artículo 57 letra c) del Reglamento General sobre Circulación indica que tienen preferencia de paso los que se hallen dentro de la vía circular sobre los que pretendan acceder a aquellas.

Por lo tanto, el conductor lector de este artículo debe recordar que salvo que existiera otra señal indicativa estableciendo algo distinto, la preferencia en una rotonda la tiene siempre el vehículo que está circulando dentro de la rotonda, sin importar si circula por el carril de la derecha o por el de la izquierda, frente al vehículo que se incorpora a ella.

En conclusión, cuando se produce un siniestro entre un vehículo que circula por la rotonda y otro que se incorpora, será siempre el culpable el que se incorpora, salvo que existiera una señal que hubiese obligado a otra cosa distinta.

Por lo que a la incorporación a una rotonda, el conductor debe hacerlo por el carril derecho o exterior. Genera muchos accidentes de tráfico el conductor que se incorpora directamente al carril izquierdo de la rotonda, aprovechando que suele estar menos concurrido, para salirse en la primera salida, cruzándose a través de los coches circulando por el carril de la derecha.

  • ¿De quién es la culpa en un accidente de tráfico sufrido en el interior de la rotonda?

El siniestro más habitual no es el que se produce en el caso de incorporarse a una rotonda, sino al intentar salirse de la misma. Según el artículo 75 b) del Reglamento General sobre Circulación salvo que se señalice lo contrario de forma expresa, no se puede salir de la glorieta desde los carriles interiores. Los conductores conduciendo por un carril que no sea el derecho deberán primero hacer un cambio de dirección hacia la derecha, con la anticipación previa necesaria para efectuar la salida de la glorieta. Por tanto, salvo que la señalización mediante flechas de selección de carril permitiese al conductor el salir de una glorieta desde un carril interior directamente, el conductor deberá efectuar la maniobra de situarse en el carril de la derecha, el más exterior, con la anticipación suficiente. Dicho cambio de carril ha de hacerse, obviamente, respetando siempre la preferencia de los que ya circulan por éste.

A la hora de salir de la rotonda, el conductor del vehículo conduciendo por un carril interior da lugar a dos tipos de siniestros cuando pretende salir de la glorieta:

-El implicado puede golpear con su parte frontal a otro vehículo en la parte trasera: en este caso la culpabilidad recae sobre el conductor del coche que golpea, aunque el vehículo golpeado realizara un frenazo brusco o imprevisto. El argumento jurídico es que debe siempre mantenerse la distancia de seguridad cuando se circula en la carretera. El mero hecho de ser el que golpea es prueba suficiente de que dicha distancia de seguridad no se había guardado en el momento del siniestro.

-El conductor puede golpear con la parte derecha de su vehículo: la norma general es que es culpable el vehículo que tenga los daños en el lateral derecho. No obstante, la culpa puede ser en ocasiones del vehículo que tiene los daños en el lateral izquierdo cuando este hubiera intentado cambiar del carril de la derecha al de más a la izquierda. La parte que cambie de carril y provoque los daños debería marcar en el parte amistoso la casilla 10 (cambio de carril) y debe firmarse por ambas partes, ya que de esta manera el siniestro podría gestionarse por el convenio CIDE (convenio de indemnización directa) si así se estipulase y se atribuiría la culpabilidad al vehículo que tiene los daños en el lateral izquierdo, al reconocerse que invadía el carril de la parte contraria.

  • ¿Debe indicar el conductor con el intermitente las intenciones de situarse en el carril de la derecha y de salirse de la rotonda?

Los indicadores de dirección tienen que utilizarse siempre para hacer saber al resto de los conductores nuestras intenciones, evitando en cualquier caso inducirlos a confusión.

El intermitente, izquierdo o derecho, se usa cuando se circula por el interior, para indicar los cambios de carril. El indicador derecho siempre debe utilizarse para anunciar que se va a salir de una rotonda. No obstante, ello no implica que porque se haya señalizado ya tiene el conductor “patente de corso” para incorporarse de un carril a otro sin tener la diligencia de respetar a otro conductor circulando por ese carril.

Con todo, debe llamarse la atención sobre la opción de usarse el intermitente izquierdo para indicar que se va a dar una vuelta a la rotonda más. En nuestra trayectoria trabajando como abogados escuchando las historias de los clientes nos consta que se suele recurrir a ella, la cual no es para nada recomendable porque puede inducir a confusión entre el resto de conductores.

  • Casos especiales: camiones de grandes dimensiones, grupo de ciclistas en una glorieta y glorietas partidas

-Si se trata de un camión de grandes dimensiones intentando acceder a una rotonda, éste deberá señalizar con el intermitente su incorporación a un carril de los del interior si lo necesitara para hacer la maniobra de salida.

 

Esperamos que esta entrada de blog haya sido de su interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros