La indemnización por secuelas psiquiátricas y psicológicas

La indemnización por secuelas psiquiátricas y psicológicas
2 and 5
Portada » Blog » Indemnizaciones por accidente de tráfico » La indemnización por secuelas psiquiátricas y psicológicas

 

El equipo médico-legal multidisciplinar de CUBE ACCIDENTES en Barcelona ha preparado esta entrada de blog. Esperamos que sea de su interés.

  • ¿Qué secuelas psiquiátricas y psicológicas se incluyen en el baremo de indemnización 2016?

El nuevo baremo de indemnización 2016 establece varias secuelas del sistema nervioso clasificadas en dos grupos, las neurológicas y las pertenecientes al ámbito de la psiquiatría y de la psicología clínica. En este post nos vamos a concentrar en las relativas a los ámbitos psiquiátrico y psicológico clínico, para poder compartir el estudio profundo hecho en uno de los asuntos llevados por este despacho.

Detallamos cada uno de los tres subgrupos de secuelas psiquiátricas y de psicología clínica que clasifica la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. Los tres subgrupos que clasifica son:

  1. Trastornos neuróticos
  2. Trastornos permanentes del humor
  3. Agravaciones

Vamos aquí a tratar algunos de los aspectos más importantes tratados dentro de cada una de las categorías de secuelas de los ámbitos psiquiátrico y psicológico clínico en la tabla 2.A.1.

  1. Por lo que a los trastornos neuróticos, en la tabla trata de dos subcategorías:

1.1.Las secuelas derivadas del estrés postraumático,

1.2.Otras secuelas neuróticas.

1.1. Veamos las secuelas derivadas del trastorno de estrés postraumático (conocido por las siglas TEPT), respecto de las cuales se prevén varias consideraciones a tener en cuenta:

-Que el cuadro neurótico ha de haberse producido como consecuencia de un accidente de circulación de naturaleza excepcionalmente amenazante o catastrófica en el que se hayan producido lesiones graves o mortales, y en el que la víctima se haya visto directamente involucrada.

Que haya existido diagnóstico, tratamiento, y seguimiento por especialista en psiquiatría o psicología clínica de forma continuada. Además, para establecer la secuela se precisa, tras alcanzar la estabilización del cuadro ansioso fóbico, de un informe médico psiquiátrico o un informe psicológico de estado, con indicación de intensidad sintomática y la repercusión sobre su relación social. Para obtener un informe realizado por un psiquiatra o un psicológico especializados es indispensable acudir a nuestros profesionales de la medicina.

-En el baremo se distingue según se trate de secuelas leves, moderadas o graves, y asigna una puntuación llamada anatómico funcional de cara a fijar una menor o mayor la cantidad indemnizatoria.

1.2. Por lo que a “otros trastornos neuróticos”, funciona como una especie de cajón de sastre donde pueden incluirse los trastornos disociativos, los trastornos de ansiedad, los trastornos por abuso de sustancias psicoactivas secundarios a la depresión-ansiedad, o la fobia a conducir vehículos a motor, como se expone en este contrastado artículo de Medicina Legal.

  1. Respecto de los trastornos permanentes del humor, en la tabla se establecen dos subcategorías, siendo una el trastorno depresivo mayor crónico y la otra el trastorno distímico.

Se descartan de cara a la obtención de una indemnización por los trastornos permanentes del humor los casos en que hubiera existido una patología afectiva previa.

  • Se distinguen los trastornos depresivos mayores crónicos en leves, moderados y graves. Para ello el baremo se ayuda de los parámetros DSM-V y CIE10. A continuación explicamos en qué consisten estos parámetros.
  • El conocido por sus siglas en inglés DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), y traducido al castellano como el Manual diagnóstico y estadístico de los Trastornos Mentales contiene una clasificación de los trastornos mentales y proporciona descripciones de las categorías diagnósticas, con el fin de que el personal profesional e investigador médico pueda diagnosticarlos y tratarlos.  Por V se refiere a la  versión quinta, la última a la que se la han añadido novedades en la disciplina.
  • El acrónimo CIE10 se refiere a la Clasificación internacional de enfermedades, décima versión. También contiene una clasificación y una codificación de las enfermedades así como una amplia variedad de síntomas, signos, denuncias, hallazgos anormales, causas externas de daños y/o enfermedad y circunstancias sociales.
  • Para determinar un trastorno distímico, o lo que es lo mismo, un tratamiento afectivo de carácter depresivo crónico, la ley prevé que se requiera de un seguimiento médico o psicológico esporádico y tratamiento intermitente, según los parámetros del DSM.V y del CIE10.
  1. Por lo que a las agravaciones, en la tabla se prevén dos tipos, la agravación o desestabilización de demencia no traumática (demencia senil), y la agravación o desestabilización de otros trastornos mentales.

Para conocer pormenorizadamente la descripción de todos los daños que pueden darse dentro de cada uno de los subgrupos de secuelas psiquiátricas y psicológicas, acudan a la página 400 de  la versión pdf de la Ley de accidentes de tráfico en vigor.

Las cantidades máximas las prevé la Ley en la tabla 2.C.1 en la página de la 450 del pdf de la Ley de accidentes de tráfico en vigor.

 ¿Puede ser revisada una indemnización por secuelas psicológicas o psiquiátricas que hayan sido sobrevenidas?

Sí, de acuerdo con el artículo 43 de la Ley de accidentes de tráfico, la indemnización podrá revisarse cuando haya una alteración sustancial de las circunstancias que determinaron su fijación así como por la aparición de daños sobrevenidos.

Es fundamental que cuando el perito médico-legal haga el informe de las secuelas que padece la víctima del accidente de tráfico deje constancia de que pueden aparecer más daños cerebrales que los que se diagnostican tras el período en que realice el informe. Esto podría ayudar a probar un posible nexo causal en el futuro en el caso de que se empeore la situación mental de la persona.

En cualquier caso será el perito médico-legal que realice el informe en el momento en que las secuelas hayan aumentado el que tendrá que determinar que han aparecido más derivadas del traumatismo cranoencefálico, debiendo probar por tanto que hay un nexo causal.

Se produce una alteración sustancial de las circunstancias que determinaron la indemnización cuando por ejemplo, el grado leve de un trastorno orgánico de la personalidad derivado en su día de un traumatismo craneoencefálico, en el que el trastorno de la memoria era leve y todavía la persona tenía autonomía completa para el cuidado personal, podía mantener el empleo y mantenía relaciones sociales significativas, se transforma lamentablemente en un grado grave que impide la autonomía completa de la persona para su cuidado personal, sufre de alteraciones graves de memoria, no puede mantener ni el empleo ni tampoco las relaciones sociales. Aquí es útil observar la tabla 2.C.5 donde trata las cuantías indemnizatorias que se añadirían por situaciones de lucro cesante por incapacidad para realizar su trabajo o actividad profesional.

 

Nos gustaría poder ayudarles en temas de gran sensibilidad como el que acabamos de exponer. Seguiremos en contacto para todo lo que podamos serles de beneficio. No duden en Contactar con CUBE ACCIDENTES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros