Lesiones por accidente de trafico

Portada » Lesiones por accidente de trafico

Lesiones por accidente de trafico

Con la llegada de la ley 35/2015, de 22 de septiembre, se ha reformado el sistema previsto para la valoración del daño corporal y los perjuicios derivados de un accidente de tráfico que rigen en España.

Al margen de las múltiples consideraciones y opiniones que se podrían ver sobre esta modificación legislativa, puesto que se habla mucho de la influencia de las compañías aseguradoras en la redacción de esta nueva ley, vamos a proceder a analizarla desde el punto de vista más objetivo posible:

En primer lugar y a modo de introducción destacaríamos el esfuerzo que realiza esta nueva ley por otorgar cuantías económicas más ajustadas a la situación familiar, laboral o profesional del accidentado, haciendo que las cuantías económicas que se paguen sean más ajustada a la realidad de cada persona.

Una de las primeras novedades con la que nos encontramos es el nuevo concepto “lesiones temporales” que sustituye a los antiguos “días no impeditivos”, “impeditivos” y “hospitalarios”, entendiéndose como “lesiones temporales”, aquellas que “sufre el lesionado desde el momento del accidente hasta el final de su proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión y su conversión en secuela”. 

Interesante ampliación del concepto víctima la que se realiza al introducir como persona con derecho a percibir una compensación en caso de fallecimiento, a los “allegados de la víctima”.

Positivo también calificamos el que en adelante tengamos un criterio objetivo imprevisible y automatización a la hora de actualizar la cantidades previstas para cada lesión y tomando como base la subida en la revalorización de las pensiones. Discutible sin embargo la conveniencia de utilizar este parámetro en la determinación de la demarcación.

Con la nueva ley siguen existiendo los mismos conceptos indemnizables como lo eran la muerte, las secuelas y las lesiones temporales. La gran novedad en torno a cada secuela es la distinción de reparación de los “perjuicios personales básicos”, de los “perjuicios personales particulares” y de los perjuicios patrimoniales.

Lesiones consistentes en fallecimiento

La ley se ha actualizado a la realidad social contemplando las nuevas estructuras familiares.

Se distingue entre: perjuicio patrimonial básico o gastos razonablemente derivados del fallecimiento por un lado, y gastos específicos por otro, que incluyen el traslado del fallecido, repatriación, entierro y funeral.

Lesiones permanentes

Y con la nueva ley se tendrá en cuenta también la posible mejora del afectado que quede con discapacidades que requiera de ayuda para el ejercicio de las actividades básicas de la autonomía personal.

Dentro de este epígrafe también se contemplan todos aquellos gastos directos en relación al tratamiento médico.

Lesiones temporales

En cuanto a las lesiones temporales podemos distinguir en esta nueva ley 3 conceptos o apartados diferentes:

El perjuicio personal básico

Y nos referimos al tiempo que transcurre desde la fecha del accidente hasta que el lesionado finaliza su proceso de curación o en su defecto hasta la estabilización de su mejoría, momento en que pasará dicha lesión a considerarse secuela.

El perjuicio personal particular

Este concepto hace referencia a una suerte de perjuicio moral particular que haya sufrido el lesionado con motivo de las limitaciones en su autonomía o desarrollo personal, durante el tiempo de recuperación.

Y en atención a la intensidad de estas limitaciones funcionales se distinguen 3 grados:

  • Moderado

Se calificará de moderada y cuando la pérdida de sus actividades específicas de desarrollo Personal sea relevante.

  • Grave

Será grave cuando esta pérdida relevante no sea solo de las actividades específicas del desarrollo Personal sino que afecte a las actividades esenciales de la vida ordinaria o a la mayor parte de sus actividades específicas de desarrollo personal.

  • Muy grave

Aquí ya no hablaríamos de una pérdida relevante de actividades esenciales de la vida ordinaria, sino de la casi totalidad de ellas.

Para mayor precisión, la nueva ley define como actividades de desarrollo personal las consistentes en el “disfrute o placer, a la vida de relación, a la actividad sexual, al ocio y la práctica de deportes, al desarrollo de una formación y al desempeño de una profesión o trabajo, que tienen por objeto la realización de la persona como individuo y como miembro de la sociedad”.

Y por actividades esenciales de la vida ordinaria, “comer, beber, asearse, vestirse, sentarse, levantarse y acostarse, controlar los esfínteres, desplazarse, realizar tareas domésticas, manejar dispositivos, tomar decisiones y realizar otras actividades análogas relativas a la autosuficiencia física, intelectual, sensorial u orgánica”.


🔔 ¿Ha sufrido una lesión por accidente de tráfico y quiere reclamar? Póngase en contacto con los mejores abogados de accidentes de tráfico a través del teléfono 605 059 619 o vía Whatsapp


Daño patrimonial

Daño emergente

La ley se refiere a gastos de asistencia sanitaria así como aquellos otros que se deriven directamente de ellos.

– Lucro cesante

Hace referencia a la pérdida de ganancias por parte de personas que dependen económicamente de la víctima teniendo en cuenta para ello la ley los ingresos netos anuales de ésta.

Como novedad decir que afectos de calcular los ingresos netos de la víctima se tendrá en cuenta también una cantidad si su trabajo fuera no remunerado como por ejemplo el de las tareas del hogar o el de estudiantes.

cura de lesiones por accidente de tráfico

Conozcamos cuales son las lesiones más frecuentes como consecuencia de un accidente de tráfico

Trauma torácico

En ocasiones la mala ubicación del cinturón de seguridad puede provocar un agravamiento de las lesiones a nivel torácico.

Estas lesiones pueden dañar órganos internos de difícil diagnóstico hasta que presentan sintomatología, por lo que es importante realizar pruebas ad hoc incluso sin sintomatología.

Lesión cerebral

Por supuesto el tipo de lesiones y su gravedad dependen en gran parte del vehículo en el que viaje el lesionado puesto que por ejemplo si se circula con ciclomotor la lesión cerebral es más probable que en un coche. Máxime si se circula con el casco mal abrochado, o con un casco de mala calidad.

Las lesiones a este nivel suelen tener consecuencias muy graves.

Lesiones a la altura de la cabeza, cuello y cara

En muchas ocasiones se produce el impacto propio de la colisión siendo nuestro cuello el principal afectado. Es frecuente que los ocupantes del vehículo se golpeen con el salpicadero parabrisas sufriendo daños en la cara y cabeza.

Para evitar en la medida de lo posible este tipo de lesiones los vehículos más tienen sistemas de seguridad pasiva que minimizan estas lesiones. Ni que decir tiene que el correcto funcionamiento del cinturón de seguridad es esencial así como una correcta colocación del mismo en el cuerpo del pasajero.

Lesiones en las extremidades

Las lesiones graves a este nivel suelen darse en motociclistas y siendo los casos más leves las fisuras o esguinces y los más graves los de fracturas abiertas o incluso la amputación del miembro

Lesiones a la altura de la columna

En tanto que incluimos aquí el conocido esguince o latigazo cervical estaríamos hablando de la lesión más común de un accidente de tráfico que se suele dar accidentes por alcance.

La gravedad de esta lesión es muy variable y depende de múltiples factores siendo por tanto una lesión muy controvertida donde la pugna entre las compañías y los abogados de los lesionados tiene todo tipo de matices, y se recurre no ya a pruebas directas (porque es difícilmente objetivable la lesión), sino a pruebas indirectas como la dinámica del accidente, las sesiones de rehabilitación prescritas, la existencia de mareos mediante exámenes del médico forense, etc…

Por la propia idiosincrasia de esta lesión es muy frecuente que usted pueda conocer a personas que con aparentemente la misma lesión han cobrado cantidades mucho más altas que otras. Eso se debe a múltiples factores como por ejemplo si el perjudicado ha contratado un abogado experto en lesiones y ha utilizado alguna prueba pericial privada que se ha esforzado en demostrar la verdadera existencia de la lesión así como su intensidad.

Y es que, en muchas ocasiones los médicos forenses del juzgado califican muy a la baja están lesiones por no creerse al lesionado en tanto en cuanto es muy frecuente el abuso de derecho que se produce por parte de algunas personas que sin apenas dolor o padecimiento exageran el mismo a fin de obtener del médico forense un informe más favorable.

Lesión medular

Por las implicaciones funcionales de la médula una lesión en la misma puede llegar a producir situaciones especialmente graves de invalidez como por ejemplo paraplejia, hemiplejia o tetraplejia cuando se afecta el tejido nervioso.


En CUBE Accidentes estamos a su disposición para todo en lo que podamos serles de beneficio. No duden en contactarnos a través del teléfono 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@accidentedetrafico.abogado

Además, puede hablar con nosotros de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen