Criterios judiciales para decidir cuándo una pericial supera a otra

Portada » Blog » Periciales de reconstrucción » Criterios judiciales para decidir cuándo una pericial supera a otra

Audiencia Provincial de Granada (2013)

Nuestro equipo de abogados expertos en accidentes de tráfico en Madrid, nos remiten interesante extracto de sentencia de la Audiencia Provincial de Granada, (2013), que determina que la indemnización reconocida en primera instancia a los demandantes debe disminuirse en atención a los informes periciales practicados, no debiendo tenerse en cuenta el informe pericial de la parte actora.

Y ello porque el informe pericial de parte, cuando ofrece elementos de convencimiento que, con arreglo a las reglas de la sana critica, superan a las ofrecidos por el perito designado judicialmente o por el médico forense, o efectúa consideraciones sobre consecuencias lógicas de los hechos sobre los que guardan silencio los restantes informes, y además supera las objeciones y preguntas que, sobre los distintos aspectos del dictamen planteen las partes en el acta del juicio, pueden sin duda permitir formar el convencimiento judicial sobre los hechos controvertidos e influir en su determinación con mayor intensidad al informe forense o al elaborado por el perito judicial. Sin embargo, cuando no se ofrecen mejores argumentos que los aportados por el perito designado judicialmente o por el médico forense, resulta adecuado a las reglas de la sana crítica, considerar que están dotados de mayor objetividad estos últimos (FJ 4).

Veamos a continuación, cómo fue la pugna entre los profesionales médicos a la hora de aplicar el Baremo de Tráfico que determina las lesiones con las que ha de ser indemnizado un lesionado en materia de accidente de tráfico.

Fundamentos del Derecho

PRIMERO.- La sentencia dictada en primera instancia estima totalmente la demanda y les concede a don Fructuoso y a don Inocencio la indemnización solicitada por importe de xxx euros, respectivamente, como consecuencia de la cervicalgia sufrida en el accidente de tráfico ocurrido el día 30 de noviembre de 2010 y frente a dicha resolución la compañía de seguros xxxxx, S.A., interpone recurso de apelación al considerar que la resolución incurre en error en la valoración de los informes periciales aportados al procedimiento.

SEGUNDO.- En el presente procedimiento nos encontramos ante la polémica lesión del esguince cervical y una nueva valoración de la prueba practicada y que ha consistido en los informes periciales aportados y las aclaraciones facilitadas por los peritos en el acto del juicio, nos lleva a estimar el recurso de apelación al entender que las lesiones sufridas por los actores no tienen el alcance y consecuencias que describe el informe aportado con la demanda y ello de conformidad con la jurisprudencia del Tribunal Supremo recogida en la sentencia de 10 de febrero de 2011 que, a su vez, remite a las sentencias de 13  y 19 febrero y 3 noviembre 2009 y 5 noviembre  y 16 diciembre 2010 , al decir que corresponde a la Audiencia Provincial la obligación de valorar la totalidad de la prueba practicada en autos, gozando la Audiencia de total libertad a la hora de dicha valoración que puede ser distinta de la de primera instancia, aunque no sea considerada aquélla como absurda o irracional, pues tal consideración no exonera al tribunal de apelación de su función de revisión de la valoración probatoria según los términos en que venga formulado el recurso.

TERCERO.-: Desde luego son hechos no discutidos la realidad del accidente, los vehículos implicados y la dinámica del accidente y las lesiones sufridas por los actores a los que se les diagnosticó una contractura cervical, centrándose la discrepancia, exclusivamente, en los días de curación y secuelas.

Por tanto

En primer lugar contamos con los informes periciales aportados con la demanda, elaborados el 19 de julio de 2011, en los que destaca que no se precise en qué consistió la lesión sufrida por los actores y tras recoger de manera muy breve la historia clínica y realizar una serie comentarios, entra directamente en la valoración de las secuelas y días de curación y a Fructuoso le reconoce tres secuelas distintas que identifica como síndrome postraumático cervical (6 puntos), limitación movilidad columna cervical (10 puntos) y artrosis postraumática sin antecedentes (6 puntos), más 210 días que calcula que tardó en curar todos ellos impeditivos; mientras que a Inocencio le reconoce el síndrome postraumático cervical (4 puntos) y una limitación de la movilidad de la columna cervical (5 puntos), más 75 días de curación, de los que 30 serían impeditivos.

Este informe no coincide en absoluto con los que emite el médico forense el 11 de mayo de ese mismo año que les reconoce a ambos 1 punto de secuela por cervicalgia y 60 los días de curación de los que 15 considera impeditivos (fols. 82 y 83), conclusiones en las que se ratificó de nuevo el médico forense en el informe de 14 de junio de 2011, después de analizar al completo la documentación facilitada por los actores (fols. 225, 227 y 260 y ss).

Con las conclusiones de la pericial aportada con la demanda tampoco coinciden los informes elaborados a instancias de la compañía de seguros donde, tras un análisis pormenorizado de todo el historial de los pacientes, antecedentes, seguimiento, evolución y tratamiento, concluye que el periodo de incapacidad fue de 77 días, de los que 15 serían impeditivos y valora también en 1 punto la secuela que consiste en algias postraumáticas sin compromiso radicular.

CUARTO.- Como, ya indicábamos en nuestra sentencia 23 de abril de 2010 (rec. num. 64/2010) que a su vez se remite a la sentencia de esta misma Sala de 19 de diciembre de 2008 , realmente el informe pericial de parte, cuando ofrece elementos de convencimiento que, con arreglo a las reglas de la sana critica, superan a las ofrecidos por el perito designado judicialmente o por el médico forense, o efectúa consideraciones sobre consecuencias lógicas de los hechos sobre los que guardan silencio los restantes informes, y además supera las objeciones y preguntas que, sobre los distintos aspectos del dictamen planteen las partes en el acta del juicio, pueden sin duda permitir formar el convencimiento judicial sobre los hechos controvertidos e influir en su determinación con mayor intensidad al informe forense o al elaborado por el perito judicial. Sin embargo, cuando no se ofrecen mejores argumentos que los aportados por el perito designado judicialmente o por el médico forense, resulta adecuado a las reglas de la sana crítica, considerar que están dotados de mayor objetividad estos últimos, en detrimento del informe pericial elegido y sufragado por la parte entre una amplio abanico de posibilidades, para la mejor defensa de sus intereses.


🔔 Resolvemos todas sus dudas. Póngase en contacto con los mejores abogados de accidentes de tráfico a través del teléfono 605 059 619 o vía Whatsapp


Falta de argumentación de la pericial

Partiendo de la objetividad incuestionable del informe del médico forense, consideramos que la pericial aportada con la demanda carece de la argumentación necesaria que permita darle un plus de validez frente al resto de la prueba practicada, cuando además la compañía de seguros ha llevado el seguimiento de las lesiones desde el primer momento, lo que le ha permitido elaborar un informe más detallado y ajustado al seguro obligatorio de vehículos a motor que es ante el que nos encontramos.

Las deficiencias de los informes que emite el perito de la parte actora son evidentes: no recoge los antecedentes médicos de relevancia, en concreto, que en el año 2007 los Sres. Fructuoso Inocencio sufrieron otro accidente de tráfico que les provocó la misma lesión y recibieron también rehabilitación por cervicalgia; no precisa en qué fechas examinó a los lesionados y la evolución apreciada desde enero a julio en que emitió el informe; no menciona que los actores recibieron rehabilitación a cargo de la compañía de seguros en febrero de 2011, ni valora los informes de la clínica que se encargó del tratamiento; se afirma en los informes que un “factor importante a la hora de dar valor a la puntuación” ha sido la edad de los lesionados, cuando la Ley 34/2003 de forma expresa impone no tomar en consideración este dato a la hora de fijar la intensidad y gravedad de la secuela, a lo que el Sr. Rodolfo no supo dar una explicación coherente en el acto del juicio, contradiciéndose constantemente ante el error evidente advertido por el perito de la compañía de seguros (minutos 17:30 y ss); el informe referido a Fructuoso aplica incorrectamente la fórmula legal para ajustar la puntuación al concurrir varias secuelas para excluir incomprensiblemente una de ellas; se desconoce qué datos ha tenido en cuenta D. Rodolfo para fijar los días de curación, pues nada se dice sobre ello en el informe y las explicaciones ofrecidas en el acto del juicio fueron imprecisas y en ocasiones contradictorias, especialmente en los 210 días de curación, todos impeditivos, establecidos a favor de Fructuoso que con claridad se comprende que se han establecido sin ajustarse al ámbito del seguro obligatorio de vehículos a motor, donde los días de curación se computan hasta que las secuelas se estabilizan y no hay posibilidad de mejoría, cuando según manifestó el perito había incluido estos siete meses impeditivos porque el lesionado no mejoraba (minuto 8:10) y si efectivamente no había mejoría, el sistema del seguro obligatorio obliga a dar finalizada la fase de curación y entrar en la valoración de las secuelas; se duplican de forma evidente las secuelas, al distinguir entre el síndrome postraumático cervical y la limitación de movilidad de la que ni siquiera se precisa en qué grados cuando le otorga 10 puntos en una horquilla que va de 5 a 15 y aún menos explicaciones pudo ofrecer el perito a la secuela de “artrosis postraumática”, cuando el informe no contienen ninguna y en el acto del juicio reconoció que se trata de un problema degenerativo óseo, lo que excluye su relación con el accidente pues no hubo traumatismo; finalmente, tampoco tiene encaje el alcance de las secuelas descritas por el perito de la parte actora a 19 de julio de 2011, cuando está acreditado que comenzaron a trabajar como mano de obra agrícola en Francia quince días más tarde, según la documentación aportada con la demanda (fols. 84 y ss).

Contradicciones del perito

Frente a la imprecisión y claras contradicciones en que incurrió el perito de la actora, la Sra. Teresa emite dos informes periciales, también uno por cada lesionado, que es ordenado, claro y preciso y detalla las fechas en que examinó personalmente a los Sres. Fructuoso Inocencio en su domicilio los días 13 y 17 de enero de 2011 y dado el alcance de las contracturas, solicitó a la compañía de seguros autorización para iniciar tratamiento rehabilitador que se llevó a cabo en la clínica Arrayanes que emitió dos informes uno antes de iniciar el tratamiento (fols. 130 y 149) y otro al finalizar el día 16 de febrero de 2011 (fols. 132 y 150), y a continuación procedió a la valoración de las secuelas al encontrarse ya estabilizadas las lesiones.

La perito dio explicaciones completas en el acto del juicio, argumentando de forma coherente el mecanismo seguido en la valoración de los días de impedimento y secuelas, que prácticamente coincide con el emitido por el médico forense, sin que el hecho de que fije un periodo idéntico para ambos lesionados sea relevante desde el momento en que estamos ante personas con una edad similar que han sufrido el mismo impacto, no constando ninguna circunstancia concreta que justifique la supuesta tardanza en la curación de las lesiones de Fructuoso.

Si quiere ahondar sobre el concepto de pruebas periciales puede hacerlo con un solo clic.


CUBE Accidentes es la red de especialistas en accidentes de tráfico más grande de España.

Estamos a su disposición para todo en lo que podamos serles de beneficio. No duden en contactarnos a través del teléfono 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@accidentedetrafico.abogado

Además, puede hablar con nosotros de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contacta con nosotros