Multas de tráfico insólitas

Portada » Blog » Procedimientos judiciales » Abogado multas trafico » Multas de tráfico insólitas

Multas de tráfico insólitas

En esta entrada de nuestro blog vamos a analizar algunas de las infracciones que más nos han llamado la atención en los últimos años, algunas por motivos tan irrisorios como saltarse un semáforo que no existe, viajar con un maniquí en el asiento del copiloto o que una autocaravana circule a velocidades más típicas de un circuito de Fórmula 1.

De estas sanciones tampoco se escapan los ciclistas, este colectivo ha recibido multas por conductas que lo merecen, tales como hablar por teléfono mientras circulaban o transitar por la acera…, pero también por comer un croissant o no llevar timbre, conductas que supusieron un desembolso de 100 y 200 euros a los infractores.

Teléfono inexistente

Un caso insólito ocurrió en Barcelona cuando la Guardia Civil ordenó el alto a un conductor por circular hablando por teléfono, circunstancia normal si no fuera porque en el posterior registro del automóvil no se encontró teléfono alguno. No obstante, el conductor fue multado con 60 euros por “conducir sujetándose la oreja en una curva suave”, llegando incluso el conductor a preguntar a la benemérita si se trataba de una cámara oculta.

Ella no quería pasar por allí

En Madrid, durante el mes de febrero y en el transcurso de una manifestación por los recortes en la zona de Cibeles, la Policía Local desvió el tráfico de una conductora hacia la zona del Barrio de las Letras, calles con circulación restringida a residentes y vigilada por cámaras. Semanas después el Ayuntamiento de Madrid le remitió una multa por importe de 90 euros.

Por culpa de unos chicles

Como no podía ser menos, el colectivo de los motoristas no podía quedar fuera de estas anécdotas. En una ocasión, la policía dio el alto a un conductor para sancionarlo por llevar una bandera que obstaculizaba la visión de la matrícula. No obstante, cuando levantó el asiento para mostrar a los agentes la documentación requerida se le cayó un bote de chicles al suelo, ocasionando según los agentes, “una reducción de la adherencia de la calzada por depósito en la vía de objetos o materias que entorpecen la circulación”.

Exceso de celo

En Pontevedra, una patrulla móvil, multó a 13 conductores en 28 minutos, argumentando que éstos habían girado el cuello para comprobar si el cajetín gris que había junto a la calzada era un radar, provocando una distracción en la conducción de los infractores. Finalmente, el Ayuntamiento de la ciudad retiró las pertinentes sanciones por entender que los agentes habían actuado con un “exceso de celo”.

El maniquí

Para finalizar nuestra colección de infracciones, un conductor para evitar los atascos que se producen cada mañana en la A-6 de Madrid, decidió circular por el carril Bus- VAO por el que sólo pueden circular turismos con dos o más ocupantes, y para ello se sirvió de un maniquí perfectamente vestido y con todos los complementos: peluca, gafas de sol, collar, un pañuelo y, por supuesto, el cinturón de seguridad debidamente abrochado.


CUBE Accidentes es la red de especialistas en accidentes de tráfico más grande de España.

Estamos a su disposición para todo en lo que podamos serles de beneficio. No duden en contactarnos a través del teléfono 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@accidentedetrafico.abogado

Además, puede hablar con nosotros de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen


Posiblemente también le resulten de interés estas entradas de blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contacta con nosotros