Abogados multas trafico

Portada » Procedimientos judiciales » Abogados multas trafico

Abogados multas trafico

Un abogado experto en recurrir multas de tráfico ha de ser un abogado experto en el procedimiento administrativo en primer lugar. Y además ha de conocer la jurisprudencia en torno a lo relacionado con el mundo de las multas de tráfico.

¿Qué hago si me ponen una multa de tráfico?

Lo primero que ocurre será que usted reciba una denuncia lo cual no es una sanción por sí misma sino el inicio de un procedimiento que puede desembocar en una propuesta de sanción.

Si usted estuviera conforme con los hechos denunciados y el importe de la sanción propuesta y en su caso la pérdida de ciertos puntos, el procedimiento terminaría mediante el pago posiblemente reducido por pronto pago de la multa.

Pero si usted no está conforme, se iniciará un procedimiento administrativo en el cual usted tendrá derecho a defenderse pidiendo y presentando las pruebas que considere pertinentes para desvirtuar la realidad de los hechos denunciados.

Consecuencias de una multa o sanción

Se producen dos tipos de consecuencias: una directamente económica mediante una cantidad de euros que se ha de pagar. Y otra consistente en la pérdida de puntos en el carnet.

Cuando se es un conductor novel si no se entregan 12 puntos si bien un conductor experimentado puede llegar a alcanzar 15 puntos dado que por cada tres años sin ser multado le sumarán 2 puntos.

Si la multa es muy grave (llegando a ser delictiva la actuación), le retirarán el carnet con la obligación adicional de realizar un curso de concienciación para si se supera recuperar el carnet de nuevo con todos los puntos.

Pero si el carnet lo ha perdido poco a poco por pérdidas parciales de puntos, tras un plazo de seis meses podrá usted realizar el curso de concienciación y seguridad así como una prueba teórica para recuperar un total de 8 puntos.

También tiene usted la opción de si está a punto de perder todos los puntos hacer el mencionado curso para poder sumar cuatro puntos más.


🔔 Resolvemos todas sus dudas. Póngase en contacto con los mejores abogados de accidentes de tráfico a través del teléfono 605 059 619 o vía Whatsapp


Tipos de multas de tráfico por su gravedad

Infracciones muy graves de tráfico

  • Circular a 180 km/h por autovías y autopistas, a 150 km/h en carreteras cuya velocidad esté limitada a 100 km/h y a 80 km/h en vías urbanas.
  • La conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, o habiendo consumido estupefacientes, psicotrópicos, y sustancias similares
  • Y negarse a realizar las pruebas de alcoholemia u otras sustancias tóxicas.
  • Conducción temeraria.
  • Ocupar en más de un 50% el número de plazas homologadas para un vehículo.
  • Participar en competiciones no autorizadas.

Infracciones graves de tráfico

  • Conducción negligente.
  • A depositar en la vía cualquier tipo de objeto que pueda provocar un accidente o un incendio.
  • No cumplir cualquiera de las reglas básicas del código de circulación como pueden ser no respetar los tiempos de descanso, superar los límites de velocidad, no ceder el paso a vehículos con prioridad, realizar adelantamientos o cambios de dirección en zonas prohibidas, etc.
  • Detenerse o estacionar obstaculizando gravemente el tráfico.
  • Bien circular sin luz en el lugar donde sean necesarias, o bien deslumbrar al resto de vehículos por el uso de un alumbrado impropio del momento o de la vía.
  • Circular con menores de 7 años en motocicletas, o con mayores de 7 que no le lleguen los pies a los estribos.
  • Utilizar el teléfono móvil sin manos libres durante la conducción
  • El uso de cascos o auriculares
  • El uso de equipos técnicos para detectar y anular los controles de velocidad del radar.
  • Instalar inhibidores de radares, no estando prohibido el uso de sistemas de aviso de la posición de los radares.

Infracciones leves de tráfico

Aquí agruparemos al resto de infracciones que no estén comprendidas en ninguno de los dos apartados anteriores y que a modo de ejemplo podemos destacar las siguientes:

  • Realizar señales al resto de conductores para advertir la presencia de los agentes de tráfico.
  • Realizar paradas en pasos de cebra o zonas de uso exclusivo para minusválidos.

Necesitará un abogado multas trafico

Un auténtico abogado experto en multas de tráfico tiene dos grandes líneas de defensa para los casos:

a.- Defensa sustantiva:

Nos referimos a cuestiones donde lo que se plantea es la realidad o precisión de los hechos denunciados. En definitiva se pone en cuestión si lo que el Guardia civil ha denunciado es un hecho que realmente ocurrido o no. Aquí entramos en una cuestión probatoria donde es su abogado le ayudará a obtener las pruebas necesarias para demostrar que el hecho por el que fue denunciado nunca tuvo lugar o al menos no en la manera denunciada por el Guardia Civil.

No se diferimos a casos donde por ejemplo usted se ha denunciado por hablar por teléfono con el móvil durante la conducción cuando esto no fue así; el que le acusen de no detenerse voluntariamente ante el alto dado por la guardia civil siendo usted no lo vio o no pudo detenerse por ser peligros para la vía parar en ese lugar; le acusen de aparcar en un lugar no permitido, siendo que sí era permitido…

b.- Defensa formal:

Con ella hacemos referencia a todas las formalidades que un procedimiento sancionador tiene que respetar para poder imponer una sanción a un ciudadano a fin de respetar la totalidad de las garantías constitucionales con las que nuestro ordenamiento jurídico nos protege.

Tan importante es esto en un estado de derecho que la mayoría de los principios y fundamentales del derecho penal son aplicables al procedimiento administrativo sancionador tal y como ha determinado la jurisprudencia española. Y a continuación les vamos a enumerar los principios traídos del derecho penal que sean de aplicación al derecho administrativo sancionador y que por su importancia queremos destacar:

Principio de legalidad e irretroactividad:

El principio de legalidad le protege de que le quieran sancionar por un hecho en el momento en que ocurrió no se consideraba sancionable y ello aunque posteriormente la ley haya cambiado y tipifique tal acción como sancionable.

Y es que el principio de irretroactividad hace que sólo aquellos cambios legislativos que le favorezcan puedan ser aplicables para hechos anteriores en el tiempo, y nunca cuando esta aplicación sea perjudicial para el justiciable

  • Principio de tipicidad: éste principio es bastante similar al principio de legalidad si bien quiere transmitir una obligación aun mayor de respeto al principio de legalidad al punto que prohíbe interpretaciones amplias de lo que estrictamente se considere sancionable no pudiéndose ir nunca más allá de la dicción con la que se expresan los artículos que tipifican los hechos sancionables.
  • Principio de prescripción: Y la garantía que supone este principio está pensando en proteger al ciudadano de la amenaza externa que le podría suponer el cometer un hecho posiblemente sancionable y no saber cuántos años debe pensar sobre el la espada de Damocles de sufrir una condena por aquello.

Hemos de recordar que pueden prescribir no solo los hechos sancionables sino también las condenas ya impuestas.

Es por ello que los abogados han de tener en cuenta estos plazos que además son variables en función de la gravedad del hecho sancionable o la multa interpuesta, de tal manera que a mayor gravedad del hecho y a mayor de a condena impuesta mayor será el margen de tiempo que tiene que pasar sin que la administración actúe para que tal hecho o tal condena se extingan por prescripción.

– Principio de culpabilidad:

Para que exista una acción sancionable esta ha de contener dolo o imprudencia. El dolo supone el conocimiento de lo que se está haciendo así como la voluntad de hacerlo. En la imprudencia si bien no se quiere producir el resultado, sí que uno se puede representar la posibilidad de que esto ocurra y sin embargo acepta tal conducta.

  • Principio de presunción de inocencia: la presunción de inocencia es la condición de la que todo ciudadano parte antes de ser condenado en firme por la justicia. Cualquier tratamiento que le inflija el Estado a un ciudadano aún no condenado en firme haciéndole creer a la sociedad que es culpable o tratándole como culpable desde el punto de vista jurídico en cualquier otro procedimiento vulneraría la presunción de inocencia.
  • Principio de proporcionalidad: nos protege de sanciones superiores a lo que con el ordenamiento jurídico en la mano nos corresponde. Así por ejemplo este principio exige a la administración en primer lugar así como también a los jueces en segundo lugar a que cualquier sanción en la que la condena prevista tenga un rango de mayor o menor dureza (imaginemos que el artículo dice que ha de ser sancionado entre 600 y 5000 euros), la administración el juez que quiera imponer una cifra superior a 600 € en este caso, habrá que justificar y motivar el porqué es proporcional una multa superior al mínimo en este caso concreto
  • Principio de non bis in ídem: éste principio  tiene muchas variantes y todas ellas problemáticas y discutibles, existiendo jurisprudencia muy variable sobre hasta dónde protege hasta donde no. Y viene a decir que un mismo hecho no puede ser juzgado dos veces, y que una persona condenada por un hecho, no puede volver a serlo.

Ocurre por ejemplo en hechos producto de la conducción que son juzgados en la vía penal, y que luego sean juzgados en la vía administrativa.


Si necesita abogados multas trafico, no dude en contactarnos a través del teléfono 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@accidentedetrafico.abogado Le atendemos en todas las provincias españolas.

Además, puede hablar con nosotros de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen