Pruebas periciales: infografías para la reconstrucción de accidentes

Pruebas periciales: infografías para la reconstrucción de accidentes
2 and 5
Portada » Blog » Casos Judiciales de accidentes de tráfico » Pruebas periciales: infografías para la reconstrucción de accidentes

 

En CUBE ACCIDENTES estamos convencidos de que contar con un buen equipo de infógrafos que hagan visual la reconstrucción de un accidente, en muchos casos, ayuda mucho a los jueces a entender cómo un accidente ocurrió, y con ello, que nuestros clientes no han sido responsables o culpables del accidente. Recordemos que de ello dependerá el que a usted le indemnicen o no.

En esta ocasión, nuestro equipo legal de CUBE ACCIDENTES Madrid, nos reproduce la sentencia AP Barcelona, sec. 1ª, A 23-12-2011, nº 192/2011, rec. 187/2011:

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-.- El presente rollo trae causa de la ejecución de un Auto de Cuantía Máxima por daños personales en importe de 6.120,14 euros, que Everardo promovió frente a la aseguradora FIATC SA quien, al amparo del artículo 556.3 de la LECI, alegó como causas de oposición la culpa exclusiva de la víctima y, subsidiariamente, la concurrencia de culpas y la pluspetición.El Juzgado de Instancia estimó la primera de las causas de oposición alegadas, la culpa exclusiva de la víctima, y dejó sin efecto la ejecución despachada contra los bienes de la aseguradora.Frente a dicha resolución se alza en apelación la parte ejecutante por considerar que la misma valora erróneamente la prueba practicada pues, aparte de no especificar en qué pruebas se basa para llegar a dicha conclusión, olvida que la culpa exclusiva de la víctima exige que el conductor del vehículo no tenga ninguna responsabilidad en el accidente lo que no es el caso de autos pues se trata de una colisión de dos vehículos que giran a un mismo tiempo y el conductor del vehículo debió comprobar que no venía nadie por su derecha antes de iniciar su maniobra de giro.SEGUNDO.- La culpa exclusiva de la víctima (art. 556.3.1ª de la LECi) como causa excluyente de la responsabilidad dentro del ámbito del seguro obligatorio de automóviles debe ser interpretada restrictivamente tanto en orden a fijar su alcance, como a exigir la prueba de su realidad. Y conforme a reiterada jurisprudencia la misma requiere (a) que sea única, excluyente y del todo motivadora del evento dañoso, determinando de manera total la producción del evento; y (b) que el conductor asegurado, cuyo vehículo generó el daño, actuare en todo momento no sólo dando exacto cumplimiento a los mandatos reglamentarios, sino también agotando cuantas posibilidades existiesen para evitar el siniestro.Y en el caso de autos parece bastante evidente que no se puede apreciar la referida excepción habida cuenta que la propia mecánica del accidente pone ya de manifiesto que el conductor del vehículo asegurado por FIATC podía haber hecho algo más de lo que hizo para evitar el accidente.

En efecto, el accidente tiene lugar cuando ambos vehículos implicados circulan por una calle con un solo carril practicable (el segundo estaba destinado al aparcamiento de vehículos) y el ejecutante, que conduce un ciclomotor, intenta rebasar al vehículo asegurado por FIATC, una furgoneta mixta, justo en el momento en que su conductor iniciaba un giro a la derecha para cambiar de dirección (así el testigo Lázaro o las infografías del lugar del accidente aportadas como doc. 1 por la aseguradora).

Disintiendo del auto

No es verdad, en contra de lo que se dice en el auto de máxima y en la propia demanda ejecutiva, que el ciclomotor estuviera detenido en un semáforo y que la furgoneta asegurada por FIATC le golpeara por detrás pues, como se ha dicho, ambos vehículos estaban en movimiento cuando se produce la colisión. Y aun cuando es evidente que el conductor del ciclomotor es el principal responsable del accidente pues, en una vía con una solo carril, toma la equivocada decisión de adelantar por la derecha a la furgoneta en una maniobra claramente antirreglamentaria ( art. 82 del Reglamento General de la Circulación aprobado por Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, ello no excluye sin embargo que el conductor de esta última pudiera haber hecho mucho más de lo que hizo para evitar la colisión pues es sabido que todo conductor que pretende cambiar de dirección, conforme señala el artículo 75 del Reglamento antes citado, debe señalizar previamente su maniobra, y si pretende hacer un giro a la derecha, ceñirse todo lo posible al borde derecho de la calzada, requisitos ambos que no consta en autos que hubiera sido escrupulosamente observados por el conductor de la furgoneta asegurada en FIATC.

En consecuencia, procede desestimar la causa de oposición basada en la culpa exclusiva de la víctima alegada como primera causa de oposición por la aseguradora y entrar a continuación en el examen de las otras dos causas alegadas en la instancia y que hasta la fecha habían quedado imprejuzgadas.

TERCERO.- La primera de estas excepciones sería la de la concurrencia de culpas ( art. 556.3.3ª de la LECi) la cual viene expresamente contemplada en el artículo 556.3.3 de la LECi y se sustenta en el apartado 4º del artículo1.1º de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículo de Motor, que establece que siconcurrieran la negligencia del conductor y la del perjudicado, se procederá a la equitativa moderación de la responsabilidad y al reparto en la cuantía de la indemnización, atendida la respectiva entidad de las culpas concurrentes.

Y lógicamente esta excepción debe tener favorable acogida habida cuenta que si bien la principal culpa del accidente la tiene el propio perjudicado al intentar adelantar por su derecha al vehículo que le precedía en el sentido de su marcha cuando debía haberlo por su izquierda, se aprecia también una cierta desatención en el conductor de la furgoneta a la hora de ejecutar su maniobra de giro a la derecha.

Porcentajes de responsabilidad

La principal dificultad ahora es determinar los porcentajes de responsabilidad de ambos conductores y para ello habrá de valorarse su respectiva contribución causal al accidente, considerándose que en el caso de autos es mucho más relevante la de la víctima por lo que procede atribuirle un porcentaje de un 75% y de un 25% para el conductor de la furgoneta asegurada en FIATC.

Finalmente, queda también pendiente de resolver la pluspetición alegada por la aseguradora al amparo del artículo 558 LECi y que guardaría relación con la secuela de perjuicio estético “ligero” (cicatrices) que se reclama por la parte ejecutante pues interesa que le sean reconocidos tres puntos y aquélla propone que sean tan solo dos puntos dado que, según entiende, nada en autos justifica atribuirle su valor máximo.

Al respecto, la parte ejecutante reclama tres puntos porque el médico forense, en las diligencias penales seguidas con ocasión de este accidente, asignó en su informe una valoración de 2-3 puntos a las cicatrices del lesionado y el órgano judicial a la hora de dictar el auto que ahora se ejecuta y en atención a lo que de su propio nombre resulta, contempló la máxima indemnización posible que al amparo del mismo podía reclamarse lo que, según es sabido, no significa que necesariamente haya de ser reconocida. Sin embargo, en el caso de autos y dado que la horquilla legal para esta clase de secuela oscila entre los 1-6 puntos conforme al Capítulo Especial de la Tabla VI, y la reconocida por el médico forense se sitúa en el término medio de la misma, no se advierten razones por las que no deba respetarse. En consecuencia, se desestima esta concreta causa de oposición.

CUARTO.- En cuanto a las costas de la primera instancia, al haberse estimado parcialmente la oposición planteada por FITAC, no ha lugar a imponer costas a ninguna de las partes conforme al artículo 561.2 LECi.

Y en cuanto a las de esta instancia, tampoco ha lugar a emitir especial pronunciamiento por cuanto el recurso presentado ha sido parcialmente estimado (art. 398.2 LECi).

En atención lo expuesto

1º) Revocar el auto de 15 de noviembre de 2010 dictado por el Juzgado de Primera Instancia núm. UNO de El Prat de Llobregat, y en su lugar, con estimación de la causa oposición basada en la concurrencia de culpas formulada por FIATC SEGUROS, mandar seguir adelante con la ejecución despachada pero solo por la cantidad de MIL QUINIENTOS TREINTA EUROS CON TRES CÉNTIMOS DE EURO (1.530,03.-Eur.) más la que pueda resultar por intereses, sin imposición de costas a ninguna parte en ambas instancias.

2º) No imponer las costas de esta instancia a ninguno de los litigantes

3º) Acordar la devolución del depósito constituido para recurrir de conformidad con lo dispuesto en el apartado octavo de la Disposición Adicional Decimoquinta de la LOPJ.

La presente resolución es firme. Devuélvanse los autos al Juzgado de su procedencia, con certificación de la misma.

Pronuncian y firman esta resolución los indicados Magistrados integrantes de este Tribunal de Barcelona.

 

CUBE Accidentes es la red de especialistas en accidentes de tráfico más grande de España. No dude en contactarnos para solucionar cualquier problema o duda que pueda tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros